Reflexión

Nuestro curso, pese a los ajetreados últimos días, no podía terminar sin una breve reflexión -y para relajarnos un poco, en esta ocasión la haremos juntos y en español.

Uno de los filósofos protagónicos de la civilización occidental, Platón, escribió en la República -en donde también encontramos su alegoría de la caverna- sus ideas sobre la forma de gobierno ideal. ¿Cuál imaginas que era para él la forma de gobierno ideal? Pausa un momento aquí y considéralo.

...

Lamento decirte que no es así. Un título como La República puede resultar un poco engañoso en la actualidad. Si sabemos que Platón estableció que los filósofos deberían ser reyes y los reyes filósofos, y de la misma manera, que la razón debe dominar las otras partes de nuestra alma así como se organiza una sociedad en clases, ¿no te parece entonces su ideal del gobierno perfecto esencialmente diferente al de una democracia? Y de hecho lo era. Para Platón la democracia era una forma de gobierno degenerada de la oligarquía, y apenas encima o preferible a la tiranía. Platón defiende la aristocracia (politeia) como la forma de gobierno que más se acerca al ideal, pues no se queda entrampada en mayorías que pudiesen ser ignorantes y que solamente buscasen el bien individual (recordemos la apología de Sócrates). En cierta manera, el democrático jurado de Sócrates se parece mucho al electorado que dijo sí al Brexit, No a la paz en Colombia o al que votó por Donald Trump... quizá así nos acercamos a la desilusión de Platón con la democracia.

¿Estarías de acuerdo con esta premisa? ¿Qué implica aceptarla? ¿Qué consecuencias tiene entonces aceptar el imperio absoluto de la razón -base de la filosofía occidental- frente al ideal democrático -base del discurso político occidental? ¿No es acaso una contradicción a la esencia de las grandes luchas históricas? ¿No resulta hasta cierto punto discriminatorio?

Por muchos años no pude conciliar estos dos aspectos. Ante la gran barbarie que vemos en nuestra sociedad mexicana, por ejemplo ¿es acaso irremediablemente necesario aceptar que es esencial una clase gobernante que establezca un orden racional a cualquier costo, incluso al de suspender las libertades que implica la democracia y a la que Platón describía como un posible caos? ¿No hay otra que gobernar con mano dura para corregir una sociedad cuando la democracia parece no dar la solución?

Es entonces que me doy cuenta que más que un gobernante virtuoso, existe aquí un actor clave para que pudiéramos considerar la democracia con mayores virtudes y menos defectos que los que Platón veía al considerarla frente a la politeia. Este factor es la educación, que tiene la capacidad transformadora para liberar las mentes y hacerlas conscientes tanto de lo que ignoran como de los que ignoran al tomar decisiones. Es por ello que considero que aquí, en este salón, hacemos una aportación de gran valor a nuestro país y nos guía por igual una enorme responsabilidad.

Y es que, visto de esta manera, no se trata de despreciar la democracia porque su actor principal parece ser defectuoso, sino de ciudadanizarla para complementar sus virtudes: que nuestra democracia sea preferible a otras formas de gobierno porque puede tener ciudadanos que sepan guiarla y no meros esclavos de sus propias pasiones como imaginó Platón, como vemos en los nacionalismos que hoy gritan el Brexit y Trump. Una sociedad de gente fuera de la caverna, de ciudadanos que sepan ver más allá del bien individual, incluso del nacional y comprendan enteramente el bien común, quizá con un imperativo Kantiano, quizá con una justicia según imaginó Rawls.

Tú, en tanto ciudadano preparado, eres el que debe contribuir a ese destino, comenzando con la construcción del propio. Lee, cuestiona, crea y comparte -ilumina, no domines, a los demás. En la hipermodernidad en la que vivimos, aprende a ser referente, a ser un ciudadano con valor, con contenidos, con mucho por pensar y mucho por dialogar con los demás.

Gracias por dejar que te acompañara en este camino y espero haberte sido de utilidad para que dirijas el tuyo en búsqueda de la verdad. Que no sea por tanto ésta una última reflexión, sino apenas el inicio de un camino consciente e iluminado hacia el gran mundo fuera de la caverna.

Posts les plus consultés de ce blog

Preguntas de rescate para un examen final

Preguntas de rescate para un examen final (segunda parte)

Discúlpenme ustedes si no celebro el arresto de doña #ElbaEstherGordillo , pero esto ya lo vivimos con el PRI, se llama Quinazo, y no sirve al pueblo, sino al poder

Veinticinco réplicas hasta el momento... mello, mucho mello...

¿Qué es lo que más debe indignar a la opinión pública sobre el caso de Florence Cassez?