La ridícula austeridad partidista


La 1 y la 4 suenan populares para Facebook pero no necesitaba ser presidente para llevarlas a cabo. Si desde 2002 trabaja en no más que gobierno y fue dos años diputado como para proponerlo donde se debe (en las Cámaras del Congreso de la Unión, no en Facebook), en realidad no son acciones "de arranque", sino acciones que nos deben hace muchos años a los contribuyentes y de alguna manera les parecen 'concesiones', 'gracias' o hechos por los que deberíamos aplaudirles.

Los políticos mexicanos son geniales: anuncian con bombo y platillo el inicio de 'acciones' que no importa si concretan o no; en otros lados se anuncia cuando ya se hizo. Para los verdaderos ciudadanos lo que cuenta no es quién anunció primero que tenía la intención de hacer algo, sino que se hizo lo que se tenía que hacer, callada y eficientemente.

Esto que pone debe ser el mínimo para todos, y a partir de ahí aguardamos las verdaderas propuestas, pero sobre todo acciones, de austeridad. Y no, no creo exigir mucho: es importante no dejar a los partidos políticos ni a las autoridades pregonar sobre una supuesta austeridad como una gracia, una concesión; eso empieza por dejar de tolerarnos entre nosotros el cuento de que muchos gastos son necesarios.

Posts les plus consultés de ce blog

Preguntas de rescate para un examen final

Preguntas de rescate para un examen final (segunda parte)

Reflexión